23/03/2011

DÕA MUNDIAL DEL TEATRO

El Instituto Internacional del Teatro celebra cada 27 de marzo, el DŪa Mundial del Teatro. La celebraciůn fue instituida en 1961, considerando que en dicha fecha comenzů a desarrollarse el Festival de las Naciones, en ParŪs. Cada aŮo, un destacado teatrista mundial escribe un mensaje que se divulga internacionalmente. En esta temporada Jessica A. Kaahwa, de Uganda, produjo el siguiente texto bajo el tŪtulo: ďUn discurso a favor del Teatro como servicio a la humanidad.Ē

ďLa celebraciožn de hoy es un reflejo fiel del inmenso potencial que posee el teatro para movilizar comunidades y tender puentes.

ŅHan pensado alguna vez que el teatro podriža ser una herramienta muy poderosa para la paz y la reconciliaciožn? Mientras las naciones gastan colosales sumas de dinero en misiones de paz en zonas de conflictos bežlicos por el mundo, se presta muy poca atenciožn al teatro como alternativa personalizada para la gestiožn y transformaciožn de conflictos. ŅCožmo pueden los ciudadanos de la madre tierra alcanzar la paz universal si los instrumentos que se emplean provienen de poderes externos y aparentemente represivos?

El teatro impregna sutilmente el alma humana presa del miedo y la desconfianza, alterando su propia imagen y abriendo un mundo de alternativas para el individuo y, por tanto, para la comunidad. Puede aportar significado a la realidad diaria mientras previene un futuro incierto. Puede participar en temažticas de poližtica social de forma sencilla y directa. Al ser integrador, el teatro puede presentar experiencias capaces de transcender las ideas errožneas preconcebidas.

Ademažs, el teatro es un medio probado de progreso y defensa de las ideas, que mantenemos y por las que estamos dispuestos a luchar cuando no se respetan, de forma colectiva.

Para anticipar un futuro de paz, debemos comenzar usando medios pacižficos que busquen comprender, respetar y reconocer las aportaciones de cada ser humano en la tarea de esta bužsqueda de la paz. El teatro es ese lenguaje universal a travežs del cual podemos promover mensajes de paz y reconciliaciožn.

Permitiendo a cada participante comprometerse activamente, el teatro puede hacer que muchos individuos deconstruyan ideas preconcebidas y, de esta forma, ofrece al individuo la oportunidad de renacer para tomar decisiones basadas en conocimientos y realidades redescubiertas. Para que el teatro crezca con fuerza, entre otras formas de arte, debemos dar un paso decidido hacia adelante incorporažndolo en la vida diaria, abordando asuntos crižticos de conflicto y paz.

En su bužsqueda de transformaciožn social y reforma de las comunidades, el teatro ya existe en ažreas devastadas por la Guerra y entre poblaciones que sufren pobreza o enfermedad crožnica. Hay un nužmero creciente de historias donde el teatro ha sido capaz de movilizar con ežxito audiencias para construir conciencia y para atender a vižctimas de traumas de postguerra. Plataformas culturales como el ďInstituto Internacional del TeatroĒ que tienen como objetivo ďconsolidar la paz y la amistad entre los pueblosĒ ya estažn en marcha.

Es por tanto una farsa mantenerse callados en momentos como el nuestro, conociendo el poder del teatro, y permitir a los que empunřan armas y lanzan bombas ser los pacificadores de nuestro mundo. ŅCožmo pueden estas herramientas de alienaciožn ser tambiežn instrumentos de paz y reconciliaciožn?

Os exhorto, en este Diža Mundial del Teatro, a reflexionar sobre esta posibilidad y a proponer al teatro como herramienta universal de diažlogo, transformaciožn y reforma social. Mientras las Naciones Unidas gastan colosales cantidades de dinero en misiones de paz por todo el mundo, por medio del uso de las armas, el teatro es una alternativa espontažnea, humana, menos costosa y de lejos, mucho mažs poderosa.

Si bien puede que no sea la užnica respuesta para conseguir la paz, el teatro deberiža ser incorporado sin duda como una herramienta eficaz en las misiones de paz.Ē